Seis años. Nuestros puntos g cumplen seis años. Seis años debatiendo, entendiendo, reflexionando sobre teatro. y aplaudiendo. Cuando comenzamos nuestra idea era reseñar lo que más nos había gustado del año, sabiendo que era imposible verlo todo. Ahora creemos fundamental hacerlo todos los años, porque a nuestro teatro hace falta reseñarlo, darle el merecido aplauso, poca gente lo hace.

Gracias.

Gracias por salir a escena con las 21 hostias que nos impone Wert. Gracias por coger la furgoneta e iros a Madrid, Barcelona, l’Alcudia o Bellreguard.

Gracias por seguir contándonos ficciones, aunque cada vez seáis más los que estáis más fuera que dentro. El exilio como única salida.

Esperemos que el 2015 cambie todo. Y que de una vez se reconozca, no aquí, sino fuera, vuestra creación. Sería un hermoso séptimo aniversario.

Mientras tanto nos seguiréis viendo en el patio de butacas, a Maribel Bayona y Gabi Ochoa. Porque nos gusta el teatro, ya sabéis que tanto dentro como fuera, en el escenario como en el patio de butacas, y porque veros nos ensancha el corazón y nos hace continuar.

Aquí van nuestros 10 puntos g. Aquello que nos ha llegado al corazón (teatral).

Besos.

AUTORRETRATO DE UN JOVEN CAPITALISTA de Alberto San Juan

A tumba abierta. Lisonjero, irónico, serio y punzante, con datos, cifras, números y reflexiones. Dando a diestro y siniestro, y cantando “Grândola, villa morena”, Alberto San Juan se está convirtiendo en un referente del aquí y ahora, del actor y del compromiso en la escena. Y así lo es él y su proyecto, Teatro del Barrio, anclado en Madrid. Él se desnuda y nos desnuda con este “autorretrato”. Cuentas sus miserias, que en su voz son humorísticas y patéticas, y las de un país en descomposición.

Una voz necesaria, un hito que cada vez que ha pasado por Valencia ha llenado. Si repite, no os lo perdáis.

EL LEGADO DE C de Arturo Sánchez Velasco (Herederos de Sánchez-Atienza)

Hacía tiempo que no disfrutábamos de un texto de Arturo Sánchez Velasco y echábamos de menos admirar lo bien que escribe. “Legado de C” un texto basado en las relaciones familiares y el poder y contextualizado en un espacio aparentemente magnífico pero podrido por dentro. Una reflexión sobre el mundo en el que vivimos compleja en su forma y contenido. Y con una puesta en escena dirigida por Jaume Pérez que asimila toda esa complejidad y la hace brillar. Un baile de diálogos entrecruzados y personajes bien construidos, un banquete para el intelecto y la razón, un buen escenario para cuatro grandes intérpretes (Ruth Atienza, Álex Cantó, Verónica Andrés y Àngel Fígols) y un siniestro cuadro de realidad pintado hasta el último detalle.

Un trabajo elogiable, bien construido, inteligente y reflexivo. De los “exportables”, “girables”, de los que deberían ser modelo de producción pública, de los que deberían estar meses en cartel.

MI CASO ES TU CASA de Gerardo Esteve

Cojamos un intérprete. Pongámoslo en su casa. Hagámosle caso. Que cuente. 1, 2, 3, 4,… no, no, que diga. ¿Hola, qué digo?

Gerardo es un histórico de la escena, y su historia es la historia del absurdo valenciano. Junto a Rafael Ponce fueron una veleta a (per)seguir. En “Mi caso es tu casa” se reinventa a si mismo con una obra en pequeño formato, teatro tetra-brick, de hacer en casa. Y es que allí vas, a su casa, a ver sus genialidades que aquí nunca podríamos reproducir. Eso sí, nos sale muy bien aplaudirle con las plantas de los pies.

EUROZONE de Xron (Compañía Chévere)

Unos días después de su actuación en Valencia en Espacio Inestable para presentar su última obra “Eurozone” la compañía gallega Chévere fue galardonada con el premio Nacional de teatro 2014 “por su coherente trayectoria de creación colectiva basada en fuentes del teatro documento y en la transgresión de géneros”.

No podemos estar más de acuerdo y felicitamos desde aquí a esta admirable compañía dirigida por Xesus Ron que ha hecho piezas tan increíbles como “Citizen” o “Testosterona”, que ya reseñamos aquí.

Chévere también creó la Nave de Servicios Artísticos-Nasa en 1992, un espacio cultural independiente en Santiago de Compostela, ocupándose de la dirección artística hasta su cierre a finales de 2011.

Su última gran creación “Eurozone” es una sátira sociopolítica sobre la crisis europea en la que estamos inmersos con nuestros líderes políticos como personajes centrales (Merkel, Rajoy, Rato, Hollande, Draghi, Cameron) y que a su vez harán de los personajes (los señores colores) de la peli “Reservoir dogs” de Tarantino.

Un montaje sorprendente, lleno de rupturas, mezcla de ficción y teatro apelativo en primera persona, doblaje en directo, peripecias y saltos mortales, peleas, sangre y mucho talento.

Sois unos grandes y tenéis todos nuestros respetos.

QUASEVOL (La Coja Dansa)

Si hay algo que hace La Coja Dansa muy bien es defender el código de la danza. Y nos encanta. Siempre recomendamos a esta compañía cuando alguien nos dice que no entiende la danza o que no sabe si le interesa. Porque si vas a ver a La Coja, te van a enganchar. Y te van a enganchar desde la danza. Porque te van a contar cosas con un alto grado de responsabilidad y reflexión a través de canales físicos investigados con un alto grado de responsabilidad y reflexión. Esto de entrada, porque hacía tiempo que queríamos destacar la trayectoria y labor de esta compañía valenciana que trabaja mucho y bien. Fuera y dentro. Que son unos currantes. Y además son buenos. Brillantes.

“Qualsevol” centra su atención en una frase hecha jugarse la vida y construye un acercamiento de cinco intérpretes (Lorena López, Olga Clavel, Santi de la Fuente, Inés Belda y Joaquín Collado) a todas aquellas personas que abandonan sus hogares para intentar alcanzar un futuro mejor en otro lugar que suele ser distinto al soñado.

Santi de la Fuente dirige y coreografía cinco cuerpos en escena que transpiran, exhalan y habitan sus pieles y las pieles de otros, en un intento de entender esas otras superficies y de jugárselo todo en ese momento real, físico y escénico. Una gran pieza y una gran compañía. Queremos más de vosotros. Siempre.

VERLANGAAFÁN DE PLAN

Entre nuestros 10 puntos G siempre reseñamos la labor de proyectos no teatrales, pero si tangenciales a las artes escénicas porque que dan soporte y colaboran con ellas o simplemente porque nos parece elogiable su labor. Este año queremos colocar entre nuestras joyitas a las revistas digitales Afán de plan (L’agenda under grao de València) y Verlanga, porque ambas son revistas culturales que nos cuentan todo aquello que ocurre en nuestra ciudad, pero no aquello que ofertan los grandes medios sino esas otras muchas opciones culturales y profesionales de gran calidad que a veces son ignoradas o vetadas o simplemente no encuentran difusión. Ambas revistas nos ofrecen un paisaje cultural diferente, más reconfortante y sabemos que ambos equipos aman esta ciudad y no renuncian a hacerla suya, nuestra. Gracias por recordarnos la cantidad de planes que podemos encontrar en nuestra ciudad y la cantidad de talento que todavía queda.

EL CRIMEN DE LA HERMANA BEL de Frank Marcus (PavanaCulturArts)

Una poderosísima puesta como las que nos tiene acostumbrados Rafa Calatayud. Un mimo por el detalle, por cuidar el envoltorio, y por contar una historia que pareciendo tan actual, está escrita en 1964. Unas estupendísimas actrices, y un regidor, introducido en la obra, divertidísimo y acertado. Se nota que Rafa tenía este texto en vena, y nos trae este extraño musical aberlinesado, un hallazgo que ha podido contar con producción pública. Cuando se hace bien desde la institución, se debe aplaudir. Ahora, error mayúsculo en la promoción. Poco público para tan gran propuesta. ¿Quién lleva la promoción, comunicación, los grupos en el ente? ¿Por qué no se cuida esto? Importantísimo si queremos hacer que nuestro teatro sea un referente, que se vea en otros territorios, y que ilusione a los de aquí. A tomar nota.

SPAM de Rafael Spregelburd

Es una bocanada de aire fresco pasearse por la cartelera porteña en cualquier momento del año. Este noviembre hemos tenido la suerte de estar un tiempito por allí. Podríamos destacar mucho y bueno, tanto en teatro (cosas como “Almas ardientes” o la fabulosa “Estado de ira”) como de danza (“Villa Argüello” o “Que azul que es ese mar”), pero nos paramos en esa estratosférica obra que es “Spam”, la nueva vuelta de tuerca de Spregelburd.

Sus dos horas hacen voltear la cabeza de cualquiera con un spam de obra que toca el espionaje industrial, los errores informáticos, el caos mayúsculo y todo ello desencadenado por un correo electrónico. Zpyce y Spregelburd se pueden convertir en la pareja cómica del año (los “números” musicales son divertidísimos) pero también son los artífices del caos absoluto. Crucen el charco, pidan que la traigan a su ciudad, pero háganse ese favor: disfrútenla.

 

NOSOTROS NO NOS MATAREMOS CON PISTOLAS de Víctor Sánchez Rodríguez (Wichita Co y Tabula Rasa)

La nueva generación, los millenians, los nacidos en los 80, tiene su obra. La poética de Víctor Sánchez raspa y atraganta, porque entra tan bien como una mistela con hielo, pero mete duro como una cazalla mal tomada. Una generación rota por la desdicha de la crisis que saca, en estos cinco intérpretes en estado de gracia, su máxima expresión. Román, Laura, Lara, Bruno y Silvia bordan un trabajo redondo en su esencia, que ya desde sus primeros compases, los acordes musicales, la risa y el llanto y las gasas blancas que separan el espacio escénico, crean un clima único.

Utopías mal gastadas, sexo y amor confundido, desgracias propias y ajenas, y mucha verdad y rabia en un texto que destila mala baba, con una estupenda procesión de fondo que se nos mete en las venas. La revelación de la temporada.

 

PREMIO EL PUNTO G 2014 es para…

PENEV de Xavo Giménez (La teta calva)

“Penev” de La Teta Calva Producciones, escrita y dirigida por Xavo Giménez e interpretada por Toni Agustí y Xavo Giménez es una de las creaciones que más nos han llegado al corazón. Queremos destacar su sencillez y su honestidad. Es cierto que hay mucha profesión en esas líneas, en esos juegos metateatrales, en esas metáforas bien escogidas, en esa balada del fracaso y en esa naturalidad en el decir, en el contar, en el estar, en el transmitir. Pero todo el conjunto, parece sencillo, fácil, sin artificio. Y es entonces cuando te sientes Javier o Antonio, cuando te identificas y un gol te traspasa el corazón. Reímos, lloramos disimuladamente y nos emocionamos mucho con estos dos actores en escena, con estos dos buenos amigos. Y ese final que lo cuestiona todo, esa apelación directa tan acertada y desoladora. Queremos creer que todavía vale la pena. Si ellos están ahí, siempre valdrá la pena.

Destacable además la trayectoria, los años y la dedicación de Xavo Giménez, este hombre del renacimiento que hace de todo y todo lo que hace, lo hace bien. Os queremos, chicos.

Esperemos que el 2015 sea el año del cambio. Y que el teatro esté marcando ese cambio desde algún sitio, desde el sitio que sea, pero creando.

Nosotros seguiremos por el patio de butacas, riendo, llorando, emocionándonos y aplaudiéndoos. Que nunca falten los aplausos.

Feliz año entrante!!!

 

Anuncios

“JAVI.- ¿En el teatro se escribe el nombre del personaje?

GABI.- Sí. Bueno depende del tipo de teatro.

Si es teatro deconstructivo no existe el concepto de personaje.

JAVI.- Ah, muy bonito. Los modernos no ponen personajes.

Entendido. Bueno, “le dice…” Se llama Joaquín, el personaje,

por cambiarle el nombre. “Pues Joaquín le dice:

¿En el teatro se escribe el nombre del personaje?”

Fragmento de #DenHaag

Algún día me tendré que preguntar por qué escribo. Por qué necesito crear, por qué hago esto. Por qué.

Hay algo que sale irremediablemente del estómago y no se puede explicar.

Pienso en ello en el Burger King de Atocha, y el cerebro me bulle camino al tren. Una vez sentado, abro el portátil y me pongo a ello.

Esta obra tal vez habla sobre el exilio, sin quererlo. En general sin quererlo ha sido todo. No solo los personajes que transitan en ella, también los que trabajamos en ella lo pensamos. Sin decirlo. Son aquellas cosas que no se dicen cuando se tienen que decir. Nadie se quiere ir, pero todos pensamos en qué pasará a partir de ahora. En mañana. “Es la nostalgia del futuro, tal vez”, que diría Fernando Alfaro. Con una actividad teatral a cero, solo las islas teatrales se mantienen, mal que bien.

“GABI.- Me di cuenta que todos escribimos la misma historia,

y me dije, ¿para qué Gabi, para qué? Y, no sé.

La obra que escribo en la cabeza es mucho más

interesante que la que podría escribir.”

Fragmento de #DenHaag

 Creo que entré en crisis. Creo que las he cogido todas juntas: la creativa, la de los cuarenta (aunque sea a los 37), la de valores, la realmente jodida de conciencia, incluso la física, todas.

Hace unos días me atacó una conjuntivitis vírica en los peores días de ensayo. Creo que se hizo evidente en mi cuerpo la crisis que estaba sufriendo por #DenHaag. No tengo claro la obra que quiero contar. Quien crea que tiene claro qué quiere contar, que levante la mano. Yo cuento, porque necesito contar, vivir ficción. En una escena nueva (sí, en esta crisis ha habido hasta tres escenas nuevas) se materializa eso: qué es contar, porqué contamos lo que contamos, de donde nace. Siempre nace de algún lugar. Creo en el teatro como la mejor terapia para conocerse, para conocernos.

No sé.

En todos los montajes siempre hay un momento de crisis. En este me vino porque me quedé en la escena 14. La escena tiene un título: “Todos los fantasmas acuden a mi”. Yo soy la escena 14. Toda obra es un espejo, está más si cabe. No sé si estamos consiguiendo algo, y qué es ese algo. Creo que sí, pero la capacidad para errar está ahí.

Me acojo a la cláusula Bogart, Anne Bogart, mi última guía para directores desnortados. Ella dice “me convertí en directora de teatro sabiendo de una forma inconsciente que yo iba a tener que utilizar mi propio terror en mi vida como artista. Y tenía que aprender a confiar en ese terror en vez de temerlo. Para mi fue un alivio saber que el teatro es el lugar perfecto para concentrar dicha energía.”

Y ese terror es el exilio. Sigue estando presente. No solo porque en “Den Haag” hablemos de él, sino porque lo vivimos en nuestras propias carnes: yo mismo o algunos de los actores están (estamos) trabajando a caballo entre Valencia y Madrid.

Tal vez el arranque de la obra nace cuando mi hermano David se va a vivir a La Haya (de ahí el nombre de la obra en holandés, Den Haag) para establecerse allí. Las nuevas generaciones no se lo piensan, se van.

En estos meses de ensayo hemos disfrutado, nos hemos enfrentado, hemos elucubrado, cansado, entusiasmado, reído y asustado. Creo que la familia, que es como me gusta llamar a Mamen, Imma, Xavo, Toni, Nacho, Vane y Paula, se lo ha pasado bien. La obra empieza a estar armada. Ahora haremos un parón veraniego para retomar en septiembre antes del estreno.

Creo fehacientemente que estamos haciendo un buen trabajo, que están haciendo un buen trabajo. Creo que era Billy Wilder quien decía que este es un oficio donde lo importante es reunirse de los mejores. Y eso lo he conseguido.

La gente de MementoNET ha hecho este curioso vídeo de los ensayos de la obra. Gracias a José y los suyos.

 

Gracias también a aquellos que han estado (y están en el proceso) como Iván Martínez-Rufat quien nos ayudó con sus grabaciones, Las Naves, Escuela del Actor, Espacio Inestable y CulturArts por su apoyo logístico, y a Episkenion que publicará el texto de la obra en septiembre.

Espero que a partir del 19 de septiembre podáis disfrutar de “Den Haag” en Espacio Inestable tanto o más que nosotros. Si os gusta, recomendadla, retuiteadla, amadla, recomendarnos donde hacedla, dónde vividla, una mano siempre es bienvenida.

Aquí tenéis la mía.

“Estaba limpiando el cuarto y, yendo por aquí y por allá, me acerqué al diván y no podía recordar si le había o no quitado el polvo. Dado que esos movimientos son habituales e inconscientes, no era capaz de recordar y sentí que era imposible recordarlo –de forma que si le había quitado el polvo y lo olvidé- quería decir, que había actuado inconscientemente, por tanto era lo mismo que si no lo hubiese hecho. Si alguien consciente hubiese estado mirando, entonces el hecho podía ser establecido. Sí, por el contrario, nadie había estado mirando, o mirando inconscientemente, si las vidas de muchas personas, con toda su complejidad, transcurren inconscientemente, entonces tales vidas son como si no las hubiesen vivido.”
Diarios (1895 – 1910) León Tolstoi