Volvemos otro año más. Y van 5. Este 2013 la crisis ha castigado más duro si cabe. A la supresión de circuitos y redes, se han unido festivales cancelados, emigración y desidia. Basta ya!

Pero por el contrario parece que la creatividad resiste mucho y muy fuerte. Tanto a Gabi como a Maribel, los dos autores de estos 10 puntos g, nos han sorprendido la cantidad y variedad del buen y delicioso teatro que hemos visto.

También nos ha sorprendido muy gratamente la fuerza de las nuevas compañías. Si algo queremos reseñar esta vez es el ímpetu y las ganas de los recién llegados. Ole por ellos!

Nos ha maravillado el universo de “La fragilidad de Eros” de Maquinant Teatre, la constancia de Canallaco en todo lo que hacen, el buen hacer de Perros Daneses, el trabajo riguroso de Teatro Implacable, la fuerza bruta de Caterva o la desmedida creativa de La teta calva. Bienvenidos/as a todos/as!!! Y que sigan llegando más, la puerta está abierta.

Y ahora, nuestros 10 puntitos g. Hubieran sido más pero estos son los que nos han deslumbrado. Además, al cumplir 5 años hemos instaurado un pequeño premio a uno de estos 10 montajes. Hace falta que se premie el esfuerzo y trabajo de estas gentes. El Premio El punto g queda instaurado. No será un gran trofeo, pero quedaremos con los agraciados/as para dárselo en persona y hablar de teatro 🙂

Y desde ya gracias a todo/as por crear, por seguir creando!

 

LÚCID de Rafael Spregelburd (Teatre en Companyia y Lupa Teatre)

Podríamos decir que Xavi Puchades fue uno de los culpables que nos acercó a Daulte y Spregelburd a la ciudad. Es un valiente y un investigador profundo. Si eres un valiente, te decides a montar un texto de Spregelburd y sabes leerlo bien, tienes un tercio del montaje ganado. Porque escribe muy bien. Escribe cojonudo. Es un maestro. Y Xavi lo sabe leer y lo sabe adaptar. Y sabe escoger buenos intérpretes. Y sabe contar una historia delirante que cuando acaba te deja clavado en la butaca, pensando qué idiota fui, si estaban todas las pistas encima de la mesa. Y de nuevo un montaje maravilloso, rico, generoso, retorcido, caleidoscópico. De nuevo un regalo que sitúa a nuestros intérpretes y nuestros directores en un lugar de calidad artística que este 2013 nos ha revelado… A pesar de los pesares.

LA MADRE PASOTA Y COSAS NUESTRAS DE NOSOTROS MISMOS de Uroc Teatro (Dirección: Olga Margallo)

Ver la historia del teatro en escena tan magistralmente llevada vale su peso en oro. Si además son dos grandes actores como Petra Martínez y Juan Margallo, se suma la experiencia y la precisión por llevarte una sonrisa y algún que otro latigazo en el corazón. Y es que si en la primera parte ponen en escena el monólogo de Dario Fo, en la segunda se dedican a destriparlo y a ver qué hacer con él: intentan llamar a programadores que no los tienen por alternativos, hacen cálculos para ver si se pueden jubilar, etc. Por momentos la obra se convierte en la propuesta más radicalmente contemporánea que hayamos visto cuando descubres la realidad de estos actores en su día a día.

LA LEYENDA DEL TIEMPO de Federico García Lorca (4º Escuela del Actor 2012 – 2013)

Este año hemos visto grandes muestras de últimos cursos de las Escuelas de Valencia, entre ellas las que cocinaba Ramón Moreno, pero nos hemos parado en aquella que ha brillado por encima del resto, este extraño y radical montaje de “Así que pasen cinco años” dirigido al alimón por Toni Agustí y Carles Sanjaime. Una obra que habla de la imposibilidad de encontrar a tu amado/a de una manera tan anárquica y que ahonda en su fondo para encontrar una forma tan adecuada. Y sobre todo fue estupendo encontrar una cantera tan valiosa de actores en estado de gracia: Fer, Vicente, Vico, Leti, María, Erica, Rebe, Robert, Rafa, José Ramón, Omar, Blanca,… Salimos del teatro pensando que estábamos en otra realidad donde el amor se convertía en una distracción esencial.

FICCIÓ de Carles Alberola y Pasqual Alapont (Albena Teatre)

Alberola vuelve a sus orígenes, se redescubre a sí mismo, al tiempo que Albena sigue capitaneando este buque insignia de la escena teatral valenciana. Una pieza que al primer golpe de vista puede parecer una comedia sutil, pero que cuando rascas dentro encuentras uno de los textos que más hiel destila sobre la ficción y como se nos queda pegada a la vida. Con referencias implícitas al primer Woody Allen (de “Días de radio” a “Manhattan” o “Annie Hall”), nos hace preguntarnos qué es verdad y qué no, qué es la vida y la ficción. Y Carles solo, en escena, tragándose su vida como una ficción.

JO DE MAJOR VULL SER FERMIN JIMÉNEZ (El Pont Flotant)

Un año más y como todos sabemos, hablar de la compañía El Pont Flotant es hablar ya de un referente de calidad y honestidad. Siempre nos apasionan sus propuestas y en esta última son fieles a su trabajo de investigación e introspección. Esta vez, los Pont miran hacia el futuro y hacia el pasado y se preguntan qué han hecho, qué hacen y qué harán con sus vidas. Desde la sinceridad. Desde la identificación. Desde la realidad ficcionalizada. Con la combinación de los juegos textuales, las improvisaciones controladas, las escenas físicas perfectas (el final del espectáculo es brillante) y su humor, junto al de Fermín, consiguen una vez más que el acto de visitarles se convierta en celebración, en acontecimiento, en vivencia inolvidable. Seguid siempre. Y seguid más.

LA CHICA DE LA AGENCIA DE VIAJES NOS DIJO QUE HABÍA PISCINA EN EL APARTAMENTO de Pablo Gisbert (El Conde de Torrefiel)

Aún no ha llegado a Valencia, pero llegará. Porque la nueva sensación valenciana, El Conde de Torrefiel, conquista imparable todo aquello que toca. Este título tan largo esconde una de las piezas más brutas y sublimes sobre nuestro miedo a enfrentarnos a realidades, con textos hirientes e incluso molestos sobre nuestra vida, con referencias explícitas e implícitas a todo lo que Gisbert ha mamado (desde Bernhard a Handke), y con una necesidad física de mostrar nuestra depravación y doble moral en todas las acciones que desarrolla. Se le ha emparentado con Rodrigo García o Angélica Lidell, pero Gisbert va un paso más allá, hace que unos culos que bailan sean bellos.

LADRAN, LUEGO CABALGAMOS de Carla Chillida (A tiro hecho)

Segundo montaje de esta joven compañía que nos ha vuelto a conquistar y que ha conseguido la proyección nacional al haber sido seleccionado por el Circuito de la Red de Teatros Alternativos. A tiro hecho nos transmite todo el entusiasmo y toda la energía del principio. Toda la libertad creativa y los sueños. La combinación física, textual, poética, cómica y dramática y el trabajo de esos cuerpos jóvenes en escena echando el resto, nos reconcilia con esta profesión. Lo mejor, sin duda, la entrada de Hao Cui. ¡Compañeros, revolución y anarquía! ¡A galopar!

DISCULPE EL SEÑOR, LA ESPERANZA de Pedro Lozano (Señores jaguares)

¡Qué espectáculo tan sencillo, tan redondo, tan exacto, tan bello! En un 2×1. Ellos dos. Esperando. A ver si pica. A ver si no. El mar. El Cabanyal. El abuelo de Piter. Esta mierda de realidad. Un pescado y el corazón de Pedro abiertos en canal. Los dos presentes, magistrales, haciéndonos reír, poniéndonos el nudo en la garganta. Y una maqueta de tu ciudad, de mi ciudad, sencilla y hermosa. Y un godzilla gigante arrasándolo todo. Y un poco de esperanza, disculpe el señor. Un poco de esperanza porque creéis esto aquí y ahora. Vendrá y picará. Gracias.

QUERENCIA de Paco Zarzoso (compañía Bonanzat)

El universo de Zarzoso nos tiene atrapados. Pero si a eso le unes una obra que habla de aquello que nos falta en dos personajes teatrales y teatralizados interpretados magistralmente por Álvaro Báguena y Verónica Andrés, tenemos una de las obras de la temporada. Los premios de la AAPV fueron merecidos, al igual que la dirección exacta de Carles Sanjaime y la cabeza de toro amenazante en escena.

 

PREMIO EL PUNTO G 2013 es para…

EL GRAN ARCO de Eva Zapico y Àngel Fígols (Cía Eva Zapico)

No podía existir mejor tándem creativo que Eva Zapico y Àngel Fígols trabajando juntos, sin cortapisas, a la deriva. Ambos, en esta tesitura han creado un texto y un espectáculo excepcional. Riguroso y exigente, como son ellos, complejo y brillante, duro y despiadado. Un viaje por los laberintos mentales que se nos agarraron al estómago y no nos dejaron respirar en toda la experiencia escénica. Un trabajo valiente y arriesgado y muy muy inteligente. Alguien me dijo que al ver este trabajo quiso seguir luchando por dignificar nuestro sector. Estamos de acuerdo. ¡Grandes!

Estos fueron nuestros puntos g de este año. Nos hemos dejado muchas propuestas en el tintero y es de agradecer, sobre todo, algunas de los grandes resistentes, aquellas compañías duraderas que como Arden con “Revolución” o Hongaresa con “Aquel aire infinito” siguen haciendo teatro (y exhibiéndolo en las salas donde son socios) pese a lo conflictivo que se ha puesto el patio. No pudimos ver “Petit Pièrre” de Bambalina, y muchas más cosas que nos hubiera gustado tenerlas aquí, pero no caben todas.

Gracias a todos/as por crear, por seguir en la brecha. No se presenta un 2014 halagüeño, pero estando dentro de vuestras ficciones, la vida será mucho mejor. Gracias, muchas gracias creadores.