Esto empezó hace tres veranos. Yo no quería escribirlo. Estaba muy adentro, era muy difícil llegar allí, sacarlo. Recuerdo perfectamente el momento. Llegué a las clases de Alejandro Tantanian con una idea. “Reiniciarse” se titulaba. Quería que fuera la continuación de “Mi camiseta, sus zapatillas, tus vaqueros”. Si en aquella hablaba de las relaciones amorosas, en esta hablaría de la amistad, de cómo la tratamos, qué pensamos que es. También llevaba otra idea, que era la tercera parte de esta “trilogía”. Tenía que ver con mis hermanos, con qué significa estar unido a alguien por la sangre, algo que te obliga. En principio se titulaba “Den Haag”, porque este extraño título es como en holandés se dice La Haya, donde vive mi hermano David. De alguna manera, cuando conté esta historia, que partía de los mails cruzados con mis hermanos durante cinco años (aunque luego se desarrolla en una ficción), algo hizo que mucha gente se irguiera en la silla. Sí, las historias que nacen de una verdad te llaman. Esa misma tarde muchos de mis compañeros de taller me insistieron en que dejara la idea de los amigos para más adelante y me centrara en mis hermanos. Hace ya tres veranos.

Hablar de tu familia, no sé si es hablar del resto de las familias. Creo que, sin querer, hemos creado una familia (teatral). Ayer, por ejemplo, que ya estábamos todos ensayando (son 7 actores), Mamen García dijo que tenía un pálpito y que nos veía en Buenos Aires. Sería un bonito final para esta historia que nació allí.

   

Hay varias cosas que han marcado (o están marcando) este proceso:

– En las renuncias, hay gentes que se han tenido que retirar en el camino. Maribel Bayona no pudo estar en el trayecto, al igual que Laura Useleti. Ahora es Lorena López la que se retira. Te queremos Lore!

Por el contrario, me he encontrado con una gran actriz, Vanessa Cano, a la que no conocía trabajando y que se ha unido a la familia de una manera natural. Gracias Vane.

– Gracias a Paula Llorens, la ayudante de dirección y Laura en la obra (creo que os va a sorprender, y mucho, lo que hace), estamos trabajando juegos, ejercicios donde la memoria, la historia (con minúsculas) de estos personajes va cobrando sentido. De alguna manera dotamos a los personajes de una entidad antes, durante y después de lo que ocurre en la obra.

– Me están sorprendiendo muchos de ellos. A Toni ya lo conocía (me parece el mejor actor de su generación con diferencia), y Mamen creo que va a estar de premio, ahora, la labor de Nacho López Murria e Imma Sancho creo que va a ser la que va a marcar a muchos espectadores. A Nacho le he tenido que decir que no me haga el “López Murria”. Creo que lo estamos consiguiendo. Tiene una escena que, si la borda como debe, vamos a ver la garra de un todoterreno en la actuación, escritura y dirección. E Imma, ¿qué queréis que os diga? No he visto actriz más entregada, con tantas propuestas y tan cercana. Hay escenas que me eriza la piel, que añade múltiples variables a su personaje, que es de los más entrañables que, creo, he escrito.

– Además, el todoterreno de Xavo Giménez (nunca le podré agradecer tanto la entrega que tiene por este proyecto) aparte de ser el protagonista, es el creador de la escenografía de “Den Haag”. De momento ha trabajado en tres propuestas y ahora estamos decidiendo con cuál nos quedamos. Estas son las tres:

En esta partimos de ideas que vimos en un montaje porteño que está girando por medio mundo. Es, tal vez, la más costosa pero a mi me gusta mucho (y eso que no era la idea inicial).

Aquí Xavo juega con el formato cinemascope en la escena. Es muy resultona y nos da libertad para trabajar.

Esta es una idea más arriesgada que supone trabajar la(s) casa(s) como lugares cerrados. Es muy sugerente a la par que arriesgada.

Si queréis saber cuál será la que finalmente se vea en escena, os animo a venir a ver el montaje en septiembre del 2013 en Espacio Inestable.

– Por último, como Xavo no sabe estarse quieto, ha diseñado múltiples carteles para “Den Haag”. Algunos han sido desechados, otros gustaban pero no eran la esencia de la obra. Aquí os dejo un buen puñado para que nos digáis cuál os gusta más. Un Olé para Mr. Giménez (e hijos).

 

 

Anuncios