Aquí seguimos, en pleno proceso creativo, llenos de sexo, de desamor, de deseos, de sueños.

Creo que para hablar de todo esto hay que escribir desde las entrañas, desde la verdad, desde el corazón.

El primer material que me enseñó Gabi tenía estas características. Es difícil escribir de temas tan complejos y sintetizarlos en mínimos diálogos, mínimas expresiones emocionales captadas en los momentos justos. Yo creo que hay carne en el asador y eso está bien.

Además, si hay algo que me atrae de lo que estamos construyendo es el juego narrativo que encierra, que será plasmado desde el lenguaje audiovisual, por un lado y desde el lenguaje teatral, por otro.

Hay un puro juego narrativo que tiene que ver con las dislocaciones temporales y espaciales, con el perspectivismo, con la memoria, con la fragmentación y con el manejo de la información.

La memoria es engañosa. Depende del punto de vista.

¡Todo esto es mentira, señores! ¡Esto es una ficción!

Así que pasen… y vean.

Anuncios